El coronavirus y la epidemia del miedo

A día de hoy nadie puede decir que no ha oído hablar del coronavirus, bautizado como COVID-19. La epidemia de neumonía provocada por el virus se extiende. Y las noticias, reales o no, sobre el coronavirus están todo el día en la tele, en los periódicos, en muchas conversaciones… Y además del virus, lo que se propaga y se extiende, mucho más veloz, es el miedo. Por eso quiero reflexionar hoy sobre el tema.

 

Poniéndonos en situación

 

Mi propósito no es informarte sobre el virus en sí mismo. Para eso tienes muchos canales de información de todo tipo. Solo decir que a día de hoy (3 de marzo de 2020) el coronavirus parece que se ha iniciado en China en diciembre de 2019, y se está extendiendo por todo el mundo. Algunas personas expuestas al virus son contagiadas, otras no. Hay contagios leves (la gran mayoría) y contagios más graves (en personas mayores y cuando llevan asociadas otras patologías). Hay recuperaciones y hay muertes. Se está trabajando duro para encontrar fármacos y vacunas para el coronavirus.

Si partimos de que vivimos en un mundo cada vez más globalizado, donde los viajes son cada vez más frecuentes, no es de extrañar que un virus también recorra mundo. Se toman medidas (unas más acertadas que otras) para frenar su expansión, pero es imposible que sean cien por cien eficaces. 

Hasta aquí un pequeño resumen de la situación. Te invito a que pensemos y reflexionemos un poco sobre lo que nos está pasando como sociedad. A la información médica y mediática, es importante añadir un punto de vista psicológico.

 

¿Cuáles son las consecuencias del coronavirus y la epidemia del miedo?

 

El virus se extiende. Sí. Las noticias falsas y la desinformación, los prejuicios, el miedo… se extienden a un ritmo mucho más veloz. Y esto es verdaderamente preocupante.

Estamos sobreinformados. De todo, a todas horas y de más. La información hay que darla, pero también buscar la mejor manera para hacerlo.

A la información y a las noticias que recibimos,  tenemos que sumar las noticias que recibimos en grupos de whatsapp o de otras redes sociales. O simplemente noticias, tergiversadas y con añadidos varios, que hablamos con amigos o familiares

¿Y que piensas si está a tu lado un chino sentado en el metro? ¿Te va a contagiar del virus? Ahora tienes que tener también cuidado con los italianos, iraníes… Los prejuicios están y van en aumento

Todo esto sumado nos lleva al miedo. No a estar con cuidado y con cierta alerta, sino a una epidemia de miedo. El miedo es una emoción que nos prepara para actuar ante un posible peligro. El problema surge cuando vemos peligros potenciales en cada esquina. Estamos en continua alerta.

Y aquí también podríamos entrar en las consecuencias económicas y sociales que el coronavirus y la epidemia del miedo están trayendo y traerán. 

 

Recomendaciones para el coronavirus y la epidemia del miedo

 

Siempre digo que las recomendaciones que doy son eso, recomendaciones. Hazlas tuyas. 

Información sí. Sobreinformación no. No podemos estar expuestos todo el día a noticias sobre el coronavirus. 

Infórmate bien. Contrasta fuentes. Mira de qué medios obtienes la información. Hay medios más alarmistas y sensacionalistas que otros.

¿Qué información das tú? ¿Hablas de lo que sabes, del titular que has leído o lo que has escuchado en el corrillo vecino?

– El coronavrus comienza en China, pero podía haber sido otro país. El virus no tiene fronteras ni entiende de clases sociales. Revisa tus prejuicios. 

– Dentro de las restricciones e indicaciones de tu ciudad o país, sigue haciendo tu vida

El miedo también lleva a comprar más. Comprar cosas que no son necesarias. Desde llenar despensas, vaciar estantes de supermercados o comprar mascarillas dejando a quien realmente las necesita sin ellas. 

 

Desde aquí, como ves, solo quiero hacer una reflexión sobre lo que nos está pasando como sociedad. Del miedo que casi se filtra por cada rincón y de sus consecuencias. Y saber que cada uno de nosotros podemos contribuir o no a esta epidemia del miedo.

 

Si crees que a alguien le puede servir, ¡compártelo!

 

Y siempre,

Caminando Contigo…

 

Leticia Acevedo

Psicóloga y Psicoterapeuta

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Este sitio web utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia como usuario. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso y la política de privacidad y de cookies de este sitio web. Pincha el enlace si quieres más información.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar