Un año de pandemia

 

Un año de pandemia. Un año desde que la vida se nos paró en muchos aspectos y se nos dio la vuelta.

Estaba dudando de si escribir un artículo ahora que hacemos un año de pandemia, desde que se declaró en España. Siento que estamos saturados de información, y por momentos parece que vivimos en el día de la marmota. No quiero escribir más de lo mismo. Y al mismo tiempo me parece importante y quiero recoger unas notas de este último año.

 

Abrazo a lo perdido

 

En este año ha habido muchas pérdidas. Muertes, muchas de ellas no acompañadas o no lo suficiente. Pérdidas económicas y sociales. Se han perdido trabajos, contactos, besos y abrazos, libertad, ocio… Y podría seguir en un largo etcétera. 

Desde aquí, un abrazo a lo perdido, un pensamiento a lo que ya no está. Un llorar si lo necesitas, o sentirte triste o enfadado. O quizás agradecido. A veces en lo que perdemos también hay un gracias.

 

Quedará grabado

 

Sí, quedará escrito es los libros de historia. Y sobre todo, quedará grabado en nuestra memoria personal y colectiva.  Con lo vivido, lo ganado, lo perdido, lo aprendido, lo descubierto, lo añorado…

Así como las guerras marcan generaciones y pasan de alguna manera de unas a otras, ocurrirá también con esta pandemia. 

 

Respeto y permiso

 

Algo en lo que pongo mucho la atención en terapia, e intento en mi vida, es el respeto y permiso a uno mismo. Más en estos momentos.

Respeto por cómo estás, por lo que sientes, con tus dificultades, tus estancamientos, tus tropiezos, tus avances

Y es que en este año de pandemia hay una parte en la que estamos en supervivencia. Del virus mismo y de adaptarnos a un cambio de vida que hemos tenido que hacer de un día para otro.

Aunque siempre digo que esta pandemia puede traer también sus cosas buenas, o al menos da la oportunidad de poder hacer algunos cambios o aprendizajes buenos para cada uno. También digo que no hay manual de instrucciones, y cada uno estamos inventando y reescribiendo nuestro propio manual

 

Como ves, éstas son unas notas. Unos pensamientos en voz alta (o mejor dicho, en voz escrita) de este año de pandemia.

Te animo a que escribas, que tengas un cuaderno donde escribir tus notas, cómo te sientes… Para poder soltar y ordenar.

 

Y si algo de lo que aquí escribo te resuena, si quieres profundizar… ¿nos tomamos un té y hablamos?

 

 

 

Y siempre,

Caminando Contigo…

 

Leticia Acevedo

Psicóloga y Psicoterapeuta

 

Si crees que a alguien le puede servir, ¡compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Este sitio web utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia como usuario. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso y la política de privacidad y de cookies de este sitio web. Pincha el enlace si quieres más información.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar